Skip to main content

Cáncer


Factores de riesgo, prevención y diagnóstico

¿Cuáles son los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer?

Existen varios aspectos que incrementan el riesgo de desarrollar cáncer.

  • Antecedentes familiares de cáncer: algunos tipos de cáncer se ven influenciados por la genética

  • Exposición a determinadas sustancias químicas, ciertas toxinas y contaminantes del ambiente y exposición a la radiación.

  • Dieta desequilibrada y consumo excesivo de alcohol

  • Obesidad

  • Edad

  • Quemaduras de sol, especialmente si se trata de varias quemaduras de sol durante mucho tiempo

  • Algunos virus

¿Qué puede hacer para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer?

El cáncer es una enfermedad muy común: aproximadamente al 40 % de las personas adultas estadounidenses le diagnosticarán cáncer en algún momento de sus vidas. El cáncer es una de las causas principales de muerte en los Estados Unidos y en el mundo. Si bien no existe una manera absoluta de prevenir el cáncer, hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer:

  • Abandonar el hábito de fumar

  • Alcanzar y mantener un peso saludable

  • Hacer ejercicio

  • Ingerir alimentos saludables

  • Limitar el consumo de alcohol a un promedio de dos vasos por día en el caso de los hombres y un vaso por día en el caso de las mujeres

  • Evitar las quemaduras de sol y la exposición prolongada al sol

El National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer) ofrece una descripción general de la investigación sobre prevención del cáncer y los estudios actuales que se realizan para determinar nuevas maneras de prevenir el cáncer o disminuir la probabilidad de desarrollarlo.

¿Cómo se diagnostica el cáncer?

Cuanto antes se diagnostique o se descubra el cáncer, mejores serán los resultados del tratamiento. Si los médicos detectan el cáncer en las primeras etapas, tendrán más posibilidades de atacarlo rápidamente y eliminarlo por completo.

Debido a que muchos síntomas del cáncer no aparecen hasta que la enfermedad se vuelve grave, puede ser difícil detectarlo en las primeras etapas. Para ello, debe asegurarse de que su médico le realice pruebas de detección de cáncer de manera regular. Una “prueba de detección de cáncer” consiste en un chequeo general para detectar el cáncer. Existen muchas pautas acerca de los exámenes de detección de cáncer, quiénes deben realizárselos y sobre sus ventajas y desventajas.

Después de que se realice un examen de detección de cáncer, su médico puede decidir utilizar otras opciones para determinar mejor si presenta cáncer o no. Existen muchas maneras por medio de los cuales los médicos pueden diagnosticar el cáncer. Su médico le realizará un examen y tendrá en cuenta sus antecedentes familiares; luego, podrá elegir una de las siguientes pruebas de diagnóstico:

Análisis de laboratorio

A través de análisis de sangre y otros fluidos, los médicos pueden determinar la presencia de ciertos elementos asociados al cáncer. Estos análisis de laboratorio no demostrarán fehacientemente si usted padece cáncer, pero sí pueden proporcionar una evidencia importante. Además, los análisis de laboratorio son relativamente económicos y fáciles de hacer, de manera que se los puede realizar antes de someterse a una biopsia o a un diagnóstico por imagen para ayudar a determinar si es necesario realizarse estas pruebas más costosas.

Diagnóstico por imagen

Existen varias maneras a través de las cuales los médicos pueden acceder al tumor para determinar si usted padece de cáncer. Estas formas incluyen exploraciones mediante tomografía computarizada (computed tomography, CT), gammagrafía ósea, ecografías, resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI), radiografía, tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) y gammagrafía nuclear. Según el lugar en el que se encuentre el tumor y otros factores que el médico considere importantes, podría someterse a alguna de estas exploraciones. En todos los casos, su médico tratará de determinar si el tumor es maligno o no. Estas pruebas son útiles porque no requieren cirugía y son pruebas “no invasivas”.

Biopsia

Una biopsia es un procedimiento por medio del cual el médico extrae una(s) muestra(s) de tejido de la zona que puede ser cancerosa. El tipo de células cancerosas determinarán si el médico debe extirpar toda la zona sospechosa o solo una parte.  Según la ubicación de las células de cáncer que el médico considere preocupantes, la biopsia se puede realizar con aguja, laparoscopia (una cámara pequeña que ayuda a los médicos a observar el tumor) o a través de una cirugía abierta, en la que los médicos realizan una abertura más grande en la piel y extraen directamente una porción de tejido. 

En cada caso, los médicos le administrarán anestesia para que sufra la menor cantidad de dolor y malestar posible.  Existen dos tipos de anestesia: local y general.  En el caso de la anestesia local, el paciente estará despierto, pero no sentirá dolor, mientras que en el caso de la anestesia general, el paciente se encontrará inconsciente y no sentirá ni recordará el procedimiento.

  • Para la realización de biopsias con aguja, a menudo se administra anestesia local únicamente.  

  • Para las biopsias por laparoscopia, se puede administrar anestesia local o general.

  • Para las biopsias por medio de cirugía, se utiliza anestesia general.

Después del procedimiento de biopsia, el médico enviará la(s) muestra(s) de tejido a un patólogo o citólogo para que determine si se trata de tejido maligno (cáncer) o benigno (no canceroso).